Esta tarde, durante el transcurso del Pleno municipal del Ayuntamiento de Cartagena, el Grupo municipal MC presentaba una iniciativa, que ha contado con el único apoyo de Cartagena Sí Se Puede, la abstención de C’s y PSOE y el voto en contra de PP, para instar a los servicios municipales a que éstos comunicaran, de modo inmediato, y en los términos oportunos, la denuncia de las prórrogas automáticas del contrato inicial, conforme a la concesión, que data del 26 de diciembre de 1992, a la mercantil Hidrogea, empresa concesionaria del servicio de aguas. La propuesta de la formación cartagenerista se amparaba en la previsión de que sea declarada nula la prórroga del contrato acordada en 2003 por el Pleno.

Por lo tanto, la abstención de C’s y PSOE ha posibilitado que el voto en contra del PP haya evitado la aprobación de una iniciativa enfocada a garantizar de manera preventiva la no aplicación de la prórroga de un contrato fechado 1992 y que contemplaba extensiones del mismo de forma tácita con una duración de cinco años, hasta un máximo de cincuenta años. Esta renovación sería posible siempre y cuando no se efectuara denuncia por parte del Ayuntamiento con un año de antelación.

La razón que sostiene la moción presentada por MC y defendida por la edil María José Soler es la no resolución de la solicitud formulada en 2014 por el actual alcalde, José López (MC), en aquel tiempo portavoz del Grupo municipal MC en la oposición.

Ese año, López solicitó la revisión del acuerdo del Pleno de 12 de noviembre de 2003 que determinó la modificación del contrato de concesión de los servicios de abastecimiento de agua potable y saneamiento, variación del contrato que contó con el silencio y, por lo tanto, visto bueno de todos los grupos políticos que formaban la corporación. Cabe recordar que durante la presente legislatura, Cartagena Sí Se Puede también reclamó la revisión de dicha prórroga.

El acuerdo fijó la prórroga del contrato, que vencía el próximo año, hasta el año 2042. O lo que es lo mismo, una ampliación de 25 años, el doble de lo firmado y pactado. Y ello, contraviniendo la legalidad vigente y los informes emitidos por el Consejo Jurídico de  la Región de Murcia. Conviene añadir que fue una extensión del contrato que la empresa obtuvo a coste cero porque ya pagó en 2003 lo que el Gobierno local necesitaba para proyectos como el Auditorio El Batel.

Hoy, el Grupo municipal MC esperaba la unión de los partidos ante una propuesta que confirma la intención de MC de dar continuidad al proceso de revisión, vigilancia y fiscalización de todos los contratos municipales. De hecho, desde 2013, MC ha presentado diversas iniciativas que han supuesto para el Ayuntamiento y por ende, para todos los cartageneros, la recuperación de más de 11 millones de euros en las liquidaciones que la empresa se vio obligada a efectuar, por las anualidades de 2012 a 2014.

Y es que, aunque los técnicos declaren que es nula la prórroga de 2003, gracias a la no aprobación de la moción, Hidrogea tendrá otros cinco años de gentileza para prestar el servicio.

No obstante, la intención de MC era previsible que chocara con la voluntad de quienes en anteriores legislaturas ostentaban la responsabilidad de gobernar Cartagena. Durante su mandato, estos servidores públicos hicieron prevalecer los intereses de determinadas mercantiles por encima de los intereses comunes de la ciudadanía. Una complacencia que se agravaba aún más con la permisividad adoptada al permitir fijar las tarifas del agua sin aportación municipal alguna.

La decepción, no obstante, es sensiblemente superior con aquellos otros grupos políticos que enarbolan la bandera de la búsqueda del interés común, el fomento de la política social y el trabajo desinteresado por el vecino. Una vez más, queda demostrado que una cosa es el sustantivo y otra muy distinta el verbo; no es lo mismo defender un discurso que predicar con el ejemplo.

Hoy, se trataba de hacer ver a la empresa que los escritos de MC y CTSSP están sin resolver y que la prórroga de 25 años concedida en 2003 y que entraría en vigor en 2017 podría resultar anulada.

MC no entiende el interés por alejar el foco de interés en el objetivo descrito con la presentación de una moción que solicita que se siga haciendo lo que ya se hace. Reiteramos nuestro compromiso con la sociedad cartagenera, manteniendo una línea coherente que evidencia que no es necesario seguir haciendo el juego a las concesionarias municipales, pues no servimos a ellos sino a los cartageneros.

Una vez más nos vemos obligados a lamentar la actitud de los partidos tradicionales por seguir girando su mirada al empresario y su beneficio, pasando por alto los intereses de los cartageneros que depositaron su confianza en ellos, vecinos que tienen que padecer la falta de lealtad y valentía de los hacen llamarse representantes públicos. Hoy, han vuelto a fallar a Cartagena. Ojalá fuera la última vez.

mc mocionprorrogaconcesionariaagua

 

A %d blogueros les gusta esto: